domingo, 11 de mayo de 2008

Reiniciando

Dos semanas después del Mapoma he vuelto a entrenar; algo menos de media hora, unos cuatro kilómetros, porque aparte de andar el tiempo lluvioso me ha empezado a pinchar el gemelo (estab ahí esperándome el c..., tendré que pasar por el fisio a ver como anda eso) pero se trataba de volver a empezar una vez más. Curioso; puedes correr los 42 K y creerte Zatopek, pero si te quedas parado dos semanas, parece que no has corrido nunca.

No voy a hacer crónica porque creo que tanto slowPepe como José Luis (que por cierto, después del maratón se ha animado con el blog y espero que siga) han clavado las suyas. Sólo aprovecharé para pespuntar algunos recuerdos e impresiones.

Me encantó perder la virginidad Maratoniana, y he de reconocer que Pepe, que era el experto, (y José Luis, que también se portó como un caballero en tan complicado menester) me ayudaron a perderla con todo el cariño del mundo, pero ¡Uffff! Lo recordaré toda mi vida con cariño, pero también lo mucho que me dolió. Los últimos kilómetros fueron terribles; al próximo (la próxima vez) que la habrá, lo haré por amor. Al entrenamiento y a mi salud, claro.

Y con alguien a quien quiera tanto como a Pepe, claro. La verdad es que solo no habría acabado ni de coña; habría ido más despacio de lo que debería al principio y no sólo no habría guardado fuerzas, sino que los últimos 15 kilómetros se me habrían hecho interminables. Si no me hubiera quedado en el Medio Maraton, habría abandonado al salir de la casa de Campo. pero Pepe funcionó como un tremendo motivador y sobre todo como un metrónomo. Si acabé fue en un 90% por él y en un 10% por convicción suicida.

Lo curioso es que, al margen de lo duro de los últimos kilómetros (compensado por la alegría) los efectos de la carrera no me parecieron tan devastadores como pensaba, sobre todo con lo mal preparado y tocado que iba. Está claro que en buenas condiciones de salud y con cierta forma todos llegvamos un maratoniano dentro; ahora el trabajo es hacerlo mejorar.

El próximo maraton no lo quiero recorrer, lo quiero correr. No mejoraré mucho de tiempo (el reto, como el de Pepe y José Luis es bajar de las cinco horas, que es el tope que dan en la mayoría para el cierre de control) y acabar con gasolina.

En esas estoy. En el próximo contaré los planes. de momento, hoy he empezado simplemente a reiniciar la máquina. Un saludo a todos.

Y mi pésame a los familiares y amigos de Najat Tijani.

5 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Mi más sincera enhorabuena Darío, me alegra un montón ver que somos cada vez más los que conseguimos terminar un maratón, el tiempo es lo de menos, lo importante es disfrutarlo y por lo que veo en las fotos y lo que hablé después con Slowpepe, lo hicísteis y mucho. Me alegro :)

Por cierto, esas fotos ya las estás quitando que el método captura de pantalla me hace subirme por las paredes, jajajajaja. Te paso los enlaces a las fotos de asiphoto:

http://www.asiphoto.net/fileadmin/data/images/0226/0226_10557.JPG
http://www.asiphoto.net/fileadmin/data/images/0226/0226_17185.JPG

Las otras las puedes ver cambiando el nombre del archivo en la dirección, un saludo!!

mayayo dijo...

Enhorabuena maratoniano !

Y digas lo que digas, lo acabasteis con gran estilo, doy fe.
¡Bravo Darío & The Rolling-Slows!

Que tendrá esto, eh? Tanto más nos duele mientras corremos, tanto más nos llama volver a correrla apenas la acabamos.
Pide a gritos una tesis doctoral tipo: "Corredores de maratón y patologías obsesivas" o así. :-)

Ahí te quiero ver, en ese maratón2, como buen obseso !!

Edward Athletic Club dijo...

Dentro del Blog, he añadido
un link nuevo a la Clínica
Oberon (Moratalaz), que me han comentado que funcionan bien. Por si hace falta pa'tus gemelos
link:
http://www.centrooberon.com/
Un saludo

anita dijo...

hola Dario!

tanto tiempo... es que leyendo por ahi y por alla me enteré de tu hazaña.. sos maratoniano.. woww FELICITACIONES!

que no sea nada lo de tu gemelo

besoss

SlowPepe dijo...

Hombre, Etíope! Bienhallado! Nos debías una reaparición o íbamos a terminar pensando que el maratón te dejó hecho trizas (doy fe de que no fue así).
Sigo abrumado por tanto halago. No recuerdo haber cargado contigo, y por ello me parece que esos 42 y pico (a los 42 y pico) te los curraste solito, paso a paso. Eso sí, comparto contigo que la compañía fue inmejorable. Hicimos un equipo ganador, y hay que repetir más veces. Yo lo pasé genial, fue mi mejor maratón.

Dale un beso a la gran Pilar, otro a las chicas y abrázate fuerte de mi parte.

Pepe