miércoles, 17 de enero de 2007

Hasta la victoria siempre

Fue el otro día, en la carrera de Tres Cantos. Un señor de unos 70 años, con una camiseta del Che con el lema que da título a este post y detrás, a mano, "Club Paris". Salió el último y el último llegó, muy retrasado. No sé si me resultaba más admirable por pegarse el palizón o por llevar una camiseta del Ché, a estas alturas, cuando muchos de los chavales que le vieran pasar ni siquiera saben quién fue. A lo mejor lo hizo por eso, por si alguno se preguntaba si tenía algo que ver el tipo con boina y pinta de soñador con la fe en si mismo que mostraba a cada paso el viejecito.

(Hace poco me cortó el pelo un señor boliviano, le pregunté si se acordaba de que el Che murió allí y me dijo que si, que de hecho, de pequeño, vivía cerca de donde le cazaron como a un perro. Nos dimos la mano cuando nos despedimos, su jefe se preguntaría por qué. No podríamos explicárselo, no lo entendería, a no ser que viera correr al señor de la camiseta y también le hiciera recordar algo).

Al señor del Club Paris le acompañaba una chica, fibrosa y con aspecto de baqueteada
en esto de las carreras, que no se separó de él en ningún momento. Ayer quise mirar como se llamaban ambos, pero era un lío, porque por alguna razón han publicado las clasificaciones de hombres y mujeres solo por separado. Algo que me confunde, porque yo les vi correr juntos todo el rato, como yo fui con mi hermano, porque a veces en la cola del pelotón lo que realmente tiene valor no es quien puede ser más rápido, sino quien renuncia a serlo y por qué razones.

8 comentarios:

merak dijo...

yo todavía llevo de esas camisetas jejeje
saludos

SlowPepe dijo...

Valores, etíope, valores. Reconforta ver que aún hay gente por ahí con ganas de hacer cosas por nada, o por simple convicción. Y si preguntas al primer jovenzuelo con el que tropieces quién fue el Che te vas a llevar una desilusión. Aunque todos saben los nombres de los finalistas del Gran Hermano de los cojones. Un abrazo y lo del bocata calamares caerá, tranquilo que caerá.

sisifodichoso dijo...

...o de que como convertir "una carrera más" en "aquella carrera ¿te acuerdas? yo llevaba una camiseta del Ché y tú renunciaste a correr por acompañarme" o bien ... "aquella carrera ¿te acuerdas? tú llevabas esa camiseta del Ché, ya te vale, y yo corrí contigo con un nudo en el corazón" ...
Yo nunca he tenido una camiseta del Ché. Intenté poner un poster en mi habitación y casi me echan de casa ;-)

Ana K. dijo...

Yo de mayor quiero ser así. Y también me gustaría llegar la última en alguna carrera y ver que no pasa nada, al revés. Eso sí que requiere entrenamiento.

PLUM dijo...

A ese señor le he visto yo en algún MAPOMa que otro, y terminarlo ;-)
Es una de las viejas glorias de esto del corer
Salud. PLUM

ag dijo...

que hermanito que tenés!!! que bueno eso...

Dario dijo...

merak, yo el otro día vi una igualita y estuve a punto de comprarmela.

por cierto, aparte de las tecnicas, ¿hay alguna camiseta a la que tengais cariño especial de las que usais para correr? ¿y que pone?

Jota dijo...

Yo estoy haciendo ahora mismo un trabajo acerca de la consabida imagen de Ernesto Guevara Che y la trascendencia desde su muerte hasta hoy, y me ha inspirado mucho tu post.

Muchos ánimos!